Sorolla: el pintor de la luz

01-img-fortuluz-Joaquín-Sorolla-Verano-1000x500Verano

Joaquín Sorolla es una de las figuras más destacadas en el mundo del arte de finales del siglo XIX y principios del XX, y uno de los pintores impresionistas más valorados.

Pensar en la obra de Sorolla significa ver la luz en toda su esencia, sus cuadros son expresiones que captan lo momentáneo, el movimiento y, sobre todo, los efectos luminosos, los reflejos y las sombras. Sorolla es el pintor de la luz.

643CARO-BPS-2530.Autorretrato de Sorolla

“La luz es la vida; por lo tanto, cuanta más luz en las pinturas, más vida, más verdad y más belleza”, esta es una de las afirmaciones que pronunció el pintor valenciano, una perfecta definición de su obra. “Yo siempre pinto con los ojos”, decía el artista. Sus cuadros transmiten la esencia de la verdad, del momento, de la realidad, y todo en lienzos que introducen al espectador en el paisaje que expresan.

“La luz es la vida; por lo tanto, cuanta más luz en las pinturas, más vida, más verdad y más belleza”

La temática de las pinturas de Sorolla es variada, pero debemos destacar sus obras de paisajes, especialmente marineros, y de costumbres populares. Sus cuadros del mediterráneo nos llevan a una sensación en la que perece que hemos sido transportados a soleadas playas donde podemos apreciar el aroma a mar, sentir el tacto de la arena y escuchar los chapoteos y las risas de los niños.

01-img-fortuluz-Joaquín-Sorolla-chicos-en-la-playaNiños en la playa. Pintura de Sorolla, de 1910.

Sabemos que el elemento destacable en la obra de Sorolla es la luz pero, ¿cómo consigue que sus cuadros emanen tanta luminosidad?, ¿cómo hace para que expresen tanta vida?, ¿cómo logra captar esa imagen fotográfica tan profunda?

Sus pinturas engloban muchos detalles que les aportan esa espontaneidad y luminosidad tan características. Sorolla utiliza reflejos de luz muy blancos para las partes más iluminadas, y utiliza tonos azules o verdosos en vez del negro para pintar las sombras. Poder reflejar la luz natural en sus cuadros fue la mayor búsqueda en la vida artística del pintor.

Paseo por la playa. Pintura de Sorolla de 1909. Este es una de sus obras maestras, en el que aparecen su mujer Clotilde García, que sostiene una sombrilla, junto a su hija mayor María Clotilde, caminando durante un atardecer en la playa de Valencia, disfrutando de la suave brisa marina que modula sus típicos ropajes blancos del mediterráneo y de la época Novecentista.

Entre sus creaciones se puede apreciar la intensa luz mediterránea, la más suave del Cantábrico y la más intermitente de los parques de Madrid. Nadie pintó como él los reflejos sobre pinturas blancas, las salpicaduras de luz entre las hojas que parecen moverse y la animación de la luz al aire libre.

01-img-fortuluz-Joaquín-Sorolla-La-bata-rosaLa bata rosa. Pintura de Sorolla.

Sorolla dejó más de 2.200 obras catalogadas a lo largo de su prolífica carrera. Los temas predominantes en su trayectoria fueron la captación de momentos espontáneos, cotidianos, escenas anecdóticas sin ningún interés especial aparente.

Sus escenarios, paisajes al aire libre donde poder reflejar su admirada luz: momentos familiares junto al mar, trabajos diarios de pescadores, situaciones comunes en parques y jardines… Son pinturas donde, a pesar del enorme valor del paisaje, las figuras de las personas y sus historias se presentan como el punto de referencia.

01-img-fortuluz-Joaquín-Sorolla-Cosiendo-la-velaCosiendo la vela. Pintura de Sorolla.

A Sorolla no le faltó trabajo a lo largo de su carrera, pero el encargo más importante que tuvo que hacer fue, sin duda, el que le hizo la Hispanic Society of America para decorar las salas de la institución con sede en Nueva York. En 1911, Archer Milton Huntington, su multimillonario fundador, le encargó este cometido con el que artista valenciano representaría escenas características de diferentes regiones de España.

01-img-fortuluz-Joaquín-Sorolla-Hispanic-Society-of-AmericaHispanic Society. Pinturas de Sorolla.

Para completar la tarea, Sorolla dedicó ocho años de gran esfuerzo que incluyeron numerosos traslados y viajes. La obra es un impresionante monumento artístico y consta de catorce paneles de tres metros y medio de alto que suman setenta metros de largo. Este laborioso trabajo pasó factura en la salud del pintor que, en 1920 sufrió un derrame cerebral. Sorolla moriría tres años más tarde sin llegar a ver su obra expuesta en la Hispanic Society.

¿Te gusta el impresionismo?

¿Has visto alguna vez un cuadro de Sorolla?

Dinos qué opinas de la obra del pintor y si te gusta comparte este artículo.

@fortuluz1 www.fortuluz.es   Imágenes: wikipedia.org


¿Sube tu factura de la luz?

Cambia gratis.

www.fortuluz.es #laluzfácil cambia gratis en 3 minutos 100% online

Cambia gratis y ahorra en la factura de la luz www.fortuluz.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s